8 de marzo: ¡CASA! Por mí y por mis compañeras

8 de marzo, todos los días son 8 de marzo.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro, cualquiera, de hace tantos tantos años. Me veo corriendo por la calle, tengo 9 años. Y corro. Corro todo lo que puedo, antes de que me pillen. Antes de tener que “pagar”. Corro yo, porque puedo, porque he tenido la oportunidad de hacerlo, porque he tenido suerte o porque he sabido esconderme mejor.  Corro, todo lo rápido que puedo, como si fuera la vida en ello. Corro y noto que me persiguen, que van tras de mí. Corro y llego. Toco la pared. Y grito, con todas mis fuerzas: “CASA” y luego añado: POR MÍ Y POR MIS COMPAÑERAS. Y de pronto puedo descansar. Y me siento a salvo.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro, y tengo 13 años. Es la primera vez que llevo sujetador. Y ese chico, el que va tras de mí camino al patio, acaba de tensar la goma del sujetador y soltarla contra mi espalda. Me dejará una marca que me dura hasta hoy. Es el mismo que nos toca el culo cuando pasamos. Luego se ríen. Nosotras decidimos caminar en grupo. Plantarles cara.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro. Mi hijo está en 2º de la ESO, me dice que cómo es mejor  apoyar a sus compañeras de clase, si es mejor ir a la manifestación del 8M o no ir. Yo le digo que hable con ellas y les pregunte.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro. Y tengo que llamar a la policía porque están maltratando a una niña. Muchos años después escribo un poema: La niña desierto. Para que esa niña, de alguna manera, tenga voz:

NIÑA DESIERTO

Tanto gritaron

a la niña desierto

que se quebró, si estoy en lo cierto.

Su cuerpo, lleno de pena,

se deshizo, se deshizo, se deshizo…

hasta ser todo de arena.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro. Estoy en una escuela y les cuento, a un grupo de niñas y niños, como tantas veces que también es 8 de marzo, que hay niñas que no pueden ir a la escuela. Ni conducir. Ni trabajar. Ni ir a la universidad. Ni tener un trabajo remunerado. Ni, mucho menos, tener dinero. Ni casarse con quien quieren. Una niña levanta la mano y dice: yo vine de mi país porque mi madre no quería que me obligaran a casarme. Es la primera vez que sus compañeros de clase conocen su realidad. Tienen 11 años.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro. Y he sentido miedo de ir por la calle sola. Me he sentido acosada. He reclamado mis derechos. He recibido opiniones y juicios sobre mí que no había pedido. Han invadido mi cuerpo y he sentido violencia sobre él. Me he sentido violentada, violada o abusada. No se ha valorado mi trabajo. He sufrido la desigualdad. Me han dicho zorra o gorda o hija de puta.

Hoy es 8 de marzo, un 8 de marzo como aquel otro. Y escribo LAS NIÑAS O CÓMO SUCEDEN LAS COSAS. Porque… ¿Y si el mundo sucediera gracias a una niña? Ella, que vuela como un pájaro, que lleva en su pico una semilla, que hace crecer todos los árboles, todos los frutos, todos los mares y los ríos. Sí, sucede el mundo y es gracias a ella.

Yo quise nombrarla con estos poemas, decir ese mundo y que un mundo se levante. Y saber ver que son unas manos diminutas las que lo hacen rodar.

¿Y si un libro pudiera ser un homenaje? Sí, a las niñas que nadie nombra, las que no existen. Decir también el dolor y la esperanza, la alegría y el valor. Las cosas pequeñas, las manos pequeñas, la risa grande y una enorme fuerza. Decir el vértigo y el miedo, decir que hay un camino, madres de las madres, hijas de las hijas. Un camino que avanza despacio, que hace rodar el mundo y que está lleno de todas ellas.

Las niñas o cómo suceden las cosas” es una necesidad, es la urgencia de agradecer la verdad primera y devolverle a lo justo su nombre, porque son las niñas las que hacen volar a los pájaros y llegar la primavera.

16 Comentarios

  1. Bernardita

    Querida Mar , que emoción leerte , gracias por toda esas niñas.
    Te abrazo infinitamente ♥️

    Responder
    • Mar Benegas

      Mi querida Bernardita, un abrazo largo y muchas ganas de que la vida nos vuelva a juntar pronto.

      Responder
  2. Maria Elena

    Conmovedora realidad hecha esperanzadora prosa
    Bello

    Responder
  3. Liana Fornier De Serres

    Me has llevado a mi niñez y me siento acompañada mientras una humedad en mis ojos, me dice que no estoy curada. Soy una brisa que no tiene lugar en el bosque. Soy una melodía en un mundo de sordos.
    Gracias

    Responder
    • Mar Benegas

      Qué hermoso comentario, Liana. Y sí, sabernos acompañadas y juntas, eso nos queda, así es.

      Responder
  4. Silvia LIZÁRRAGA

    Querida Mar hago mí comentario con un nudo en la garganta… Bellas palabras para contar cómo suceden las cosas!!!! Gracias gracias! Podré conseguir ese libro en Argentina? Cariños desde mí querida provincia CATAMARCA!

    Responder
    • Mar Benegas

      Gracias, Silvia, por la lectura.
      En Argentina mis libros de Litera (esta editorial) los suele tener Calibroscopio-Libros de Arena (en Bs As, pero hacen envíos). Por si te sirve el dato. Un abrazo.

      Responder
  5. Rita Cofré

    Qué buenos textos, impactantes. No solo las mujeres adultas sufren violencia, también las niñas. Gracias por compartir esos testimonios.

    Responder
  6. Ana Luisa

    Mar querida, gracias por ls verdad y tanta belleza
    Ana Luisa

    Responder
  7. Sabina

    Simplemente perfecto

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

¡ÚLTIMA LLAMADA JALEO24!

¡ÚLTIMA LLAMADA JALEO24!

Atención: Última llamada para JALEO24   Sí, sí, como lo oyes. Están a punto de arrancar las Jornadas de animación a la Lectura, la Escritura y la Observación JALEO24 y esta es una última llamada para todas aquellas personas que todavía se lo están pensando o que...

Abrimos nuestra Escuela de Verano

Abrimos nuestra Escuela de Verano

¡Atención, atención! ¡Abrimos nuestra Escuela de Verano! El Sitio de las palabras no cierra por vacaciones ¡al contrario! hemos preparado algunos cursos fresquitos para ti. Es, precisamente, en verano cuando tenemos tiempo. Cogemos vacaciones, el ritmo de vida se...

¡No te pierdas ni una palabra!

Si quieres saber de primera mano cuando abrimos la matrícula para un nuevo curso, o albricias, ese último libro que estabas buscando, suscríbete y tendrás todas nuestras novedades directamente en tu e-mail. 

Carrito El Sitio0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
X